miércoles, 15 de octubre de 2014

Para jugar a ser productor de cine

La marca Ragora Juegos lanza al mercado un juego de cartas para todos los públicos titulado El Productor de Cine. Se basa en el oficio de producir películas.

Como ya había hablado hace algún tiempo en el artículo El productor es el protagonista, el trabajo de los productores consiste en coordinar a todos los implicados en una película para llevar a buen puerto el proyecto. Buscan financiación, planifican el rodaje, contratan a los artistas y técnicos que van a participar, etc.

Partiendo de esta premisa el juego de cartas presenta varias profesiones cinematográficas (director, actores, decorados, guionista, etc) para varios géneros (comedia, drama, aventuras, etc). Cada naipe es un oficio o profesión de manera que cada jugador es un productor que debe juntar las cartas necesarias para componer una película. Según la envergadura del proyecto puede haber producciones normales o superproducciones, y eso también lo plasma el juego en función de las distintas combinaciones que se hagan con las cartas.

Este es el vídeo promocional/demostrativo de Galax Pictures para Ragora Juegos. Con todos ustedes, El Productor de Cine:

domingo, 12 de octubre de 2014

Héroes sin viñetas

No hay duda de que las adaptaciones de los cómics de superhéroes a la gran pantalla son el gran filón de la industria cinematográfica de Hollywood en la actual era dorada de los efectos visuales digitales. Los personajes creados hace 3 ó 4 décadas por los reyes del Noveno Arte, especialmente Marvel y DC Comics, están viviendo una renovación en sus versiones cinematográficas desde hace ya unos años, y todavía les queda fuelle para rato viendo los proyectos que se avecinan.

Sin embargo no sólo de viñetas se nutre el universo de superhéroes en el cine. Por eso expongo a continuación cuatro casos de héroes creados especialmente para la gran pantalla, sin un pasado sobre el papel:

1. Condorman (1981): es una producción de Walt Disney protagonizada por Michael Crawford, Barbara Carrera, James Hampton y Oliver Reed. Un dibujante de cómics, a quien le gusta experimentar en la realidad lo que plasma en sus historietas y cuyo principal personaje es un héroe llamado Condorman, hace un favor a un amigo que trabaja para la CIA. Durante la operación conoce a una espía rusa y él se hace pasar por agente usando Condorman como nombre clave. Posteriormente la espía rusa decide desertar y recurre a la CIA solicitando que sea Condorman quien la ayude a escapar. Gracias a los recursos de la CIA el dibujante consigue utilizar en la realidad los artilugios que había diseñado para su personaje.

La película toma como base la novela The game of X, de Robert Sheckley, publicada en 1965, en la que el protagonista es un desempleado que es reclutado por el Servicio Secreto británico para una sencilla operación y se convierte en espía con el nombre de Agente X al ser requerido por un espía ruso para que le ayude a desertar. El propio Sheckley escribió después la novelización de la película.

2. Darkman (1990): antes de que Sam Raimi adaptase a Spiderman, había ya creado su propio superhéroe. Escribió el guión, junto con Ivan Raimi, Chuck Farrer, Daniel Goldin y Joshua Goldin, y dirigió esta película protagonizada por Liam Neeson y Frances McDorman, que cuenta la historia de una venganza. La música corre a cargo de Danny Elfman, compositor habitual tanto de Raimi como de Tim Burton.

Un científico ha descubierto una fórmula para crear réplicas de la piel humana sintetizada en laboratorio. El único problema que tiene es que el material se degrada con la luz, de manera que cada prótesis que utiliza sólo se mantiene estable durante unos 100 minutos. Tras un brutal ataque de una banda mafiosa a su lugar de trabajo, es dado por muerto pero sobrevive con el rostro totalmente desfigurado. Entonces se convierte en un oscuro personaje sediento de venganza para la cual utilizará su propia tecnología poniéndose el rostro de distintas personas. No tiene cara propia pero puede ponerse la de cualquiera.

3. El protegido (Unbreakable, 2000): también el cineasta M. Night Shyamalan creó su propio universo de superhéroes en el cine. El protegido expone una teoría según la cual la historia se transmite a través de los cómics y los héroes son personas especiales cuya vida tiene sentido gracias a la existencia de un villano que represente la otra cara de la moneda de esas cualidades que lo hacen diferente a los demás. Un guarda de seguridad es el único superviviente de un accidente de tren. A partir de ahí conocerá a un enigmático hombre que padece la enfermedad de los huesos de cristal y que le introducirá en sus teorías sobre la cultura de los cómics.

Si habitualmente las películas de superhéroes se caracterizan por tonos coloristas, efectos visuales espectaculares y ritmo trepidante, El protegido es todo lo contrario: paleta de colores apagados, sin efectos deslumbrantes y ritmo narrativo pausado. Película muy interesante, única, rara, protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson, que ya habían trabajado juntos cinco años atrás en Jungla de cristal: La venganza.

4. Los Increíbles (The Incredibles, 2004): Brad Bird escribe y dirige su propio film de superhéroes en una ágil, dinámica y espectacular aventura de animación 3D sobre una familia de superhéroes en la que cada uno tiene un poder especial.

En una época en la que los héroes con superpoderes gozan del favor de los ciudadanos, varias demandas de algunos de ellos afectados por las acciones de Mr. Increíble, el más popular de los héroes, hace que el gobierno les prohiba seguir usando sus poderes y sean condenados al ostracismo. Deben entonces vivir en el anonimato como personas normales. Quince años más tarde Mr. Increíble se ha casado con Elastigirl y tienen tres hijos. Muchos de sus compañeros del pasado han desaparecido misteriosamente y un día lo reclutan a él para una secretísima misión.

Parte de una base argumental similar a la de Watchmen pero en versión familiar y para todos los públicos. El estilo del film bebe de diferentes fuentes de manera que combina con asombroso equilibrio la comedia familiar con el cine de espías sofisticado tipo 007 y el espíritu del cine de aventuras de toda la vida.

domingo, 5 de octubre de 2014

Hace 60 años...1954

A primeros de año escribí sobre los inicios de varias sagas que comenzaron en 1984 y que por tanto se cumple este año su trigésimo aniversario. Si nos vamos 30 años más hacia atrás en el tiempo llegamos a 1954, y curiosamente también fue un año lleno de títulos interesantes que han dejado huella en la historia del cine.

Un año de clásicos internacionales en blanco y negro: desde Japón Los 7 samuráis, el film de Kurosawa que propiciaría 6 años más tarde otro clásico del cine en su versión hollywoodense adaptada al salvaje Oeste con Los 7 magníficos (1960). En Italia Fellini estrenaba La Strada, y en Estados Unidos Elia Kazan La ley del silencio, protagonizada por Marlon Brando, Karl Malden y Eva Marie Saint, la inolvidable Eva Kendall de Con la muerte en los talones (1958).

Y hablando de Alfred Hitchcock, el mago del suspense estrenaba dos títulos relevantes de su filmografía hace 60 años: Crimen perfecto y La ventana indiscreta, ambas películas con Grace Kelly como protagonista femenina.

1954 fue el año del debut de Sara Montiel en Hollywood con el film Veracruz, de Robert Aldrich, acompañada en la pantalla por Gary Cooper y Burt Lancaster. Un extraordinario western ambientado en plena revolución juarista en Mexico a través de las peripecias de pistoleros estadounidenses que se metían en el conflicto como mercenarios prestando su servicio al bando que mejor pagase. Burt Lancaster estrenaba ese mismo año Apache y Su majestad de los mares del Sur, un clásico de aventuras marinas.

Aunque para odiseas en el mar ese año dio la campanada Walt Disney con 20000 leguas de viaje submarino, adaptación de la célebre novela homónima de Julio Verne. James Mason encarnaba al enigmático capitán Nemo, compartiendo protagonismo con Peter Lorre y Kirk Douglas. Este último también se dejó ver en la cartelera y en ambiente marino ese año con la producción italiana Ulises, de Mario Camerini, secundado por Silvana Mangano y Anthony Quinn.

Hablando de barcos también entra en este aniversario El motín del Caine, de Edward Dmytryk, título emblemático de la filmografía de Humphey Bogart, que también estrenaría la comedia Sabrina, de Billy Wilder, junto a Audrey Hepburn y William Holden, y La condesa descalza, coprotagonizada por Ava Gardner.

Y para terminar el curioso caso de dos producciones de aventuras estrenadas el mismo año con cierto paralelismo argumental: Cuando ruge la marabunta y La senda de los elefantes. En ambos casos se trata de un terrateniente con una plantación en un país tropical, que se casa y su mujer debe adaptarse al nuevo mundo agreste y solitario en que vive su marido. Todo ello en los albores de que la hostilidad de la naturaleza amenace con destruir la plantación.

En el primer caso la plantación es de cacao en Sudamérica y la amenaza de la naturaleza es la marabunta, una cantidad ingente de hormigas migratorias que avanzan en masa arrasando todo lo que encuentran a su paso. Protagonizan Charlton Heston y Eleanor Parker. En la segunda película se trata de una plantación de té en Ceilán, actualmente Sri Lanka, que se ve amenazada por una estampida de elefantes enloquecidos por la sequía. El terrateniente y su mujer son encarnados por Peter Finch y Elisabeth Taylor respectivamente.

sábado, 27 de septiembre de 2014

El mundo de los bares caja

Gracias a Sensacine por el preestreno de La entrega.

Dennis Lehane, autor de las novelas de las que surgieron películas de suspense como Shutter Island o Mystic river, escribe el guión del film La entrega (The drop), basado en una historia corta suya titulada Animal rescue. Dirige Michaël R. Roskam y protagonizan Tom Hardy, el villano de El caballero oscuro: la leyenda renace, Noomi Rapace, protagonista de Prometheus, y James Gandolfini, secundario de lujo de la gran pantalla, fallecido el pasado mes de Junio y que siempre será recordado por el gran público en la serie de TV Los Soprano.

La película nos introduce en el submundo de los bares caja, locales en los que se depositan sobres con dinero negro provenientes de las distintas transacciones ilegales que se producen entre mafiosos de Brooklyn a lo largo del día. En uno de estos bares, regentado por dos primos que fueron los matones del lugar en el pasado, se produce un atraco antes de que los mafiosos de turno recojan sus ganancias. Los atracadores se llevan ese dinero y aquí comienza el lío.

El film mantiene el interés durante todo el metraje. Hay varias subtramas alrededor del argumento principal que hace avanzar la acción y todo está perfectamente entremezclado con una fluidez narrativa impecable. Giros de guión, personajes bien trazados, buenas interpretaciones y una ambientación musical estupenda son los mimbres con los que se ensambla el entramado de este estupendo thriller de suspense que atrapa al espectador desde el primer fotograma y lo retiene hasta el final.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Científicos en acción: Estallido

Hemos vivido en los últimos meses un nuevo episodio mediático en torno la enfermedad del Ébola, un virus letal de origen africano también conocido como fiebre hemorrágica. Comienza con síntomas muy generales, como fiebre alta, dolor de cabeza, vómito, debilidad, etc. Este virus lo que provoca son hemorragias internas con daños irreversibles a distintos órganos, por lo que el organismo se va degradando hasta producir la muerte del paciente. El primer caso detectado data de 1976 en Zaire. Es una enfermedad que está ahí sin que nadie hable de ella hasta que hay un brote más descontrolado de lo habitual. Entonces se hace mediático y salta la alarma social.

En los años 90 hubo un episodio de alerta parecido al de ahora y Hollywood se hizo eco de ello. Por aquellos días se vivía en la meca del cine un revival del género de catástrofes que había sido moda en los años 70, así que una supuesta pandemia de un virus mortal era un buen argumento para una producción hollywoodense del momento. El título del film es Estallido (Outbreak, 1995), dirigida por Wolfgang Petersen, el aclamado cineasta alemán artífice de El submarino y La historia interminable.

En un pueblo africano se detecta un brote de un virus mortal al que llaman Motaba, y el ejército estadounidense ordena borrar del mapa el poblado para erradicar la amenaza. Años más tarde surge otro brote de Motaba y esta vez llega a Estados Unidos a través de un mono portador del virus que ha sido capturado ilegalmente por traficantes de animales exóticos. Un equipo de biólogos moleculares militares se encarga de dar caza al microscópico enemigo.

La película mezcla hábilmente el género de catástrofes con la investigación científica, las conspiraciones militares y la acción en una carrera contrarreloj para dar caza al virus. Además el reparto está lleno de caras conocidas. Protagoniza Dustin Hoffman como el biólogo al mando de la investigación. Rene Russo es su colega de trabajo y ex-mujer. Les secundan Kevin Spacey como miembro veterano del equipo, Cuba Gooding Jr como un novato en el trabajo de campo, Donald Sutherland en el rol del despiadado oficial que ordenó la erradicación años atrás y Morgan Freeman encarnando al oficial que colaboró con el personaje de Sutherland en el pasado y es el jefe de Hoffman en el presente.

El Ébola se transmite por los fluidos orgánicos como sangre, sudor o saliva. La diferencia entre el virus real y su versión cinematográfica, el Motaba, es que para la gran pantalla se toman la licencia de que el virus mute y se haga transmisible por el aire, lo cual permite que la propagación de la epidemia sea más rápida y la película más trepidante. Algunas de las fotografías del virus Motaba que se ven en el film, son imágenes reales del Ébola.

Estallido no pretende ser una gran película con mensaje, sino un mero entretenimiento y eso lo consigue con creces. Sin embargo el hecho de que un film refleje con verosimilitud el trabajo científico le da un punto de interés por encima de la media de este tipo de producciones sobre pandemias y amenazas apocalípticas.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Espías alemanes contra el terrorismo

El director holandés Anton Corbijn, artífice de El Americano, nos trae un nuevo thriller de espías titulado El hombre más buscado, basado en la novela de John Le Carré, en una coproducción internacional entre Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. La trama versa sobre el seguimiento que se hace a un inmigrante ilegal checheno en Alemania bajo la sospecha de que pueda ser un terrorista islámico. Quienes le siguen la pista son un grupo de espías especializado en terrorismo yihadista que opera en Hamburgo y fue creado a raíz de los atentados del 11S.

Philip Seymour Hoffman acapara protagonismo y despliega carisma en su rol de jefe del grupo secreto de espías. Le secundan Rachel McAdams en la piel de la abogada idealista del inmigrante, Willem Dafoe haciendo de banquero, a quien este verano podíamos verlo también en Bajo la misma estrella, y Robin Wright como espía norteamericana. En un papel secundario encontramos al actor español Daniel Brühl, que ha alternado en estos últimos años sus apariciones tanto en films nacionales, como EVA ó The Pelayos, con producciones de Hollywood como Rush ó El quinto poder.

La película es interesante y goza de muy buenas interpretaciones de sus actores. Narrativamente está bien llevada por su director aunque pierde algo de fuelle en su tercio final. Se echa en falta algo más de intensidad. Parece que podría ir de menos a más pero se mantiene todo el rato el mismo tono. No obstante el interés de la historia no se pierde en ningún momento conservándose durante todo el metraje, gracias no sólo al buen hacer de Corbijn y a la estupenda interpretación de Hoffman sino también a un guión bien estructurado que ofrece sorpresas con algunos giros muy bien intercalados. El libreto está firmado por Andrew Bovell, cuyo anterior trabajo como guionista fue Al límite.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Verano 2014. Norte de España.

Está disponible un nuevo reportaje de Galax Pictures: La playa de la Franca. Un enclave situado en el Este de Asturias, en la zona de los Picos de Europa.

El vídeo recoge imágenes de la playa y de sus alrededores, como Cobijeru, una playa interior, ya que se encuentra albergada por acantilados y el mar entra en la misma por debajo de la formación rocosa. La zona está dentro del Camino de Santiago. De hecho otro lugar retratado es Bustio, separado de Unquera por el río Deva, que a su vez sirve de frontera entre Asturias y Cantabria. Aquí comienza una etapa del Camino del Norte de la Ruta Jacobea.

Este es el reportaje: